Este año hicimos un viaje en motorhome por la Costa Oeste de Estados Unidos, atravesamos cuatro estados y manejamos más de 3000 kilómetros en los que descubrimos carreteras costeras increíbles, paisajes desérticos, playas espectaculares y majestuosos parques nacionales. Durante el viaje, que comenzó en Los Ángeles y finalizó en San Francisco con varios desvíos en el medio, recorrimos los estados de California, Arizona, Nevada y Utah.

Fue uno de esos viajes que vamos a recordar siempre, cada pocos días vuelven a nuestras conversaciones anécdotas de personas que conocimos, campings, paisajes, parques y fogones que compartimos bajo el manto de estrellas de todos esos lugares. Vivimos días ajetreados, intensos y al mismo tiempo, muy divertidos y llenos de emociones. 

Reconozco que la vida en motorhome requiere organización y que en algunos aspectos fue un viaje mucho más “exigente” que otros, en los que dormimos en hoteles y nos quedamos en un mismo lugar durante más de dos días seguidos. Pero también estoy segura que fue una experiencia super emocionante y mis hijos nunca más se van a olvidar de cada una de las aventuras que compartimos esos días con la casa a cuestas.

Después de vivir esta experiencia se me ocurrió compartir con ustedes una lista de todo lo bueno y lo malo de viajar en motorhome con los pequeños de la familia.

Camping Parque Nacional de Yosemite

Aquí van las ventajas:

  • Viajar con la casa a cuestas nos permitió disfrutar de los lugares con mayor flexibilidad y autonomía, dejando en más de una oportunidad que el propio camino marque los destinos para descubrir.
  • Cuando viajamos con niños/as es práctico y cómodo llevar las pertenencias a todos lados. Todo lo que necesitas, desde un abrigo, un juguete, ¡algo de comer y hasta el baño! está al alcance en todo momento.
  • Una de las mayores ventajas de viajar en motorhome fue la comodidad de no tener que armar y desarmar valijas para moverte de un lugar a otro del viaje. ¡Las valijas se desarman una sola vez y la ropa permanece guardada en un placar durante todo el trayecto!. 
  • El motorhome ofrece una sensación de libertad que no se experimenta en ningún otro medio de transporte. Nos permitió despertar en lugares idílicos, rodeados de naturaleza y vivir experiencias que nunca habríamos podido vivir de otra manera.
  • Comimos más sano que en cualquier otro viaje, teníamos una heladera con freezer grande y un horno para cocinar, eso facilitó y al mismo tiempo favoreció la alimentación saludable. Sin duda, poder parar y ¡tener todo al alcance para armar una comida cuando tus hijos se quejan porque tienen hambre, es una gran ventaja!.
  • La Costa Oeste de Estados Unidos está bien preparada para viajar en motorhome, se encuentran campings cerca de los intereses turísticos y en casi todos los lugares hay estacionamientos con espacios pensados para estos enormes buses, eso significa que hay muchas opciones para elegir dónde quedarse.
  • La mayoría de los campings en los que nos quedamos están preparados para motorhome, tienen parcelas con fogones, mesas, tomas de agua, luz y desagüe para vehículos recreativos, como le llaman en USA. También tienen cómodos lavaderos y piletas para lavar la ropa!.
  • En una motorhome los niños/as viajan mucho más cómodos que en un auto, generalmente tienen una mesa donde pueden ir dibujando con el cinto puesto, tienen sus juguetes a mano, libros y lápices de colores para pintar. También hay lugares donde pueden ir durmiendo.

Aquí van las desventajas:

  • Hay poca privacidad y el espacio para convivir es reducido, por eso es imprescindible mantener el orden para que no termine siendo un caos agotador y fastidioso.
  • Requiere organización y energía, todos los días hay que armar las camas para dormir y desarmarlas o dejarlas cerradas para comenzar la marcha. También hay que lavar platos, barrer el piso, limpiar, doblar ropa y ordenar las demás pertenencias para que no termine siendo un desorden.
  • Más allá de que tienen baño y eso es una gran ventaja, es pequeño y con el paso de los días termina siendo incómodo.
  • Cuando una persona se levanta, aunque trate de andar en «puntas de pie», despierta a todos los demás.
  • Si llueve o nieva todo se vuelve caótico, se moja el piso, los asientos y hay barro en cada rincón. Si tus hijos juegan todo el día en la tierra rojiza del Gran Cañón también se ensucia todo y hay que dedicar tiempo a limpiar!.
  • Antes de salir a la ruta hay que guardar las ollas, platos, cubiertos con los que cocinaste en cajones herméticos y guardarlos en los armarios. Hay que tirar las aguas residuales, desenchufar los cables de alimentación de agua y luz, sacar la basura, cerrar las extensiones y volver a colocar los asientos del coche. Este proceso lleva tiempo y requiere colaboración de toda la familia para que no se vuelva interminable.
  • El acceso a Internet es muy malo y bastante caro en la mayoría de los campings en los que estuvimos, ¡eso pone de muy mal humor a tus hijos!.
  • Las motorhome no son recomendables para entrar en las ciudades, son vehículos demasiado grandes e incómodos para conducir y estacionar en ciudades. 

*Más allá de las desventajas, viajar y recorrer parte de un país en motorhome, para nosotros fue una gran elección y una buena oportunidad para conocer mucho más de ese país y su gente. ¡Los campings son lugares donde siempre se presta para intercambiar, conocer personas y para que los niños encuentren con quien jugar!.

*Si estás pensando viajar en motorhome y te surgen preguntas e interrogantes de cómo hacerlo, recordá que en mi blog te ofrezco la posibilidad de hacer una asesoría personalizada por zoom para que puedas sacarte todas las dudas.